viernes, 28 de septiembre de 2012

MAG invierte 190 millones de colones en campañas educativas en Buenas Prácticas Agrícolas

. En los últimos tres años, se ha capacitado cerca de 5000 productores.

Con el fin de evitar riesgo en la salud de los productores, consumidores y el ambiente, el SFE, entidad del Ministerio de Agricultura y Ganadería, ha invertido un total de 190 millones de colones en campañas educativas y ha capacitado cerca de 5000 productores en Buenas Prácticas Agrícolas (BPA), en los últimos tres años.

En lo que va del año se han capacitado 1513 productores, casi superando la totalidad de del año pasado, que correspondió a 1678. Asimismo, la mayor cantidad de capacitaciones se localiza en la Huetar Norte y Huetar Atlántica, zonas con mayor producción de piña. 

“Las BPA son un conjunto de recomendaciones técnicas aplicables a la producción agrícola, procesamiento, empaque y transporte, orientadas a cuidar la salud humana, proteger el ambiente y mejorar las condiciones de los trabajadores y sus familias. Dentro de las buenas prácticas se contempla la utilización racional de los agroquímicos, el control biológico, el uso correcto de los equipos de protección personal y el mantenimiento de los equipos de aplicación”, afirmó Jorge Araya, jefe del Departamento de Agroquímicos y Equipos, del SFE. 

Los especialistas enfatizan la necesidad de que los productores participen en las capacitaciones para conocer las medidas que deben seguir a la hora de aplicar plaguicidas, así como, solicitar la ayuda de un técnico para identificar la plaga a controlar, de manera que se utilice el plaguicida correcto, en el momento oportuno y con la dosis adecuada.  

Además, se insiste en la lectura de la etiqueta y estar seguros de comprender la información contenida, así como, tener claras las recomendaciones de los fabricantes y distribuidores a la hora de transportar o almacenar plaguicidas, además de usar el equipo de protección necesaria a la hora de hacer las aplicaciones.  

Por otro lado, señalan la importancia de usar la boquilla adecuada, calibrar y mantener en perfectas condiciones el equipo de aplicación. Asimismo, utilizar solo los productos recomendados y autorizados para cada cultivo.  

Por último advierten la necesidad de controlar los residuos de plaguicidas presentes en los cultivos, así como llevar una bitácora para registrar cada una de las actividades que realizan cuando aplican algún plaguicida. 

Pilar Jiménez. Periodista SFE. Telf. 2549-3452/8650-5480 

No hay comentarios:

Publicar un comentario