jueves, 11 de octubre de 2012

Destinan casi ¢72.5 millones para modernizar planta de chips de indígenas

  • Planta de chips orgánicos está ubicada  en Amubri, en el distrito de Telire en   territorio indígena Bribri.
  • Representantes del BID visitaron la planta.
  • Proyecto permitirá mejores ingresos de los productores indígenas.
 
Domitila Lupario Almengor, Oscar Páez Buitrago, Felipe Blanco Blanco, Bewö Villanueva Salazar, Andy Furgenson Hidalgo y Mildred Blanco Salazar, forman parte de los más de veinticinco productores de la Cooperativa Indígena Autogetionaria de Producción y Comercialización R.L. (COOPETSIÖLA RL), de la etnia Bribri,   que  trabajan artesanalmente para darle mayor valor agregado a sus productos orgánicos  mediante la elaboración de chips.  Con el fin mejorar su producción y sus ingresos, el Programa Sixaola, que ejecuta el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), destinó más de 145 mil dólares, equivalentes a 72.5 millones de colones según el tipo de cambio vigente, para modernizar su planta, proveniente del financiamiento del BID. 

 “En la cooperativa  producimos cerca de 19.485 kilogramos de chips por año, mediante el proceso de más de 5 mil cuatrocientos racimos de plátano,  pero debido a que contamos con utensilios artesanales, la productividad es baja y el control de calidad es deficiente, porque la debemos de realizar manualmente, lo que provoca que nuestro personal realice un gran esfuerzo físico y  terminen muy agotados al final del día”, aseveró Mildred Blanco Salazar, Gerente de COOPETSIÖLA.

Precisamente para evaluar esta planta, que se ubica en Amubre, distrito Telire del cantón de Talamanca, un grupo de funcionarios del BID, liderado por Fernando Quevedo, Representante del Banco en Costa Rica, visitó el lugar y mostraron gran interés por el trabajo que realizan estos productores.  Ellos avalaron la iniciativa para mejorar el equipo de proceso, empaque, mesas de trabajo en la producción de chips de plátano, que permitirá  aumentar la productividad y calidad, que actualmente se caracterizan por ser mecánicos y obsoletos. 

Grace Carmiol González, Coordinadora del Programa Sixaola, detalló que además en la planta, se pretende reacondicionar los espacios de proceso y bodega dentro de la agroindustria y por ende, aumentar el volumen de producción que permita la permanencia de la cooperativa en el mercado y  que garantice la obtención de ingresos a sus asociados en forma permanente. 

Los 25 socios y socias de COOPETSIÖLA son pequeños productores y productoras de plátano de bajos recursos económicos, que poseen pequeñas fincas, de entre 1 y 5 hectáreas; en las cuales producen de manera orgánica plátano, banano, frutas tropicales y cacao principalmente. Estos cultivos son manejados bajo el sistema tradicional indígena, que consiste en la siembra en asocio con diferentes cultivos, lo que sirve tanto para la conservación y protección del suelo, agua, fuentes de alimentación y hábitat de animales y aves silvestres. 

Carmiol afirmó que el proyecto procura resolver a las familias indígenas los problemas de comercialización que enfrentan.  “Se estima que ellos obtienen una producción de 15,625 racimos de plátano por año; los cuales comercializan a través de intermediarios, a precio de dos racimos por el valor de uno; lo que significa que el productor pierde la mitad de su producción”, explicó. 

El costo total del proyecto de COOPETSIÖLA es US$219.660, US$ 145.000 lo pone en bienes el Programa Sixaola y US$74.660 la organización. 

El Programa Sixaola busca mejorar las condiciones de vida de la población de la Cuenca Binacional del Río Sixaola en Costa Rica,  mediante intervenciones en los ámbitos económica, social, ambiental y de gestión local, que contribuyan a la implementación de un modelo de desarrollo sostenible y es financiado con fondos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), con una aporte como contrapartida del Gobierno de Costa Rica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario