martes, 27 de noviembre de 2012

Ensayos del concurso "RETOS Y DESAFÍOS DEL MAG Y EDUCACIÓN TÉCNICA EN COSTA RICA"

PRIMER LUGAR
 
RETOS Y DESAFÍOS DEL MAG Y EDUCACIÓN TÉCNICA

Jovany Guarín Hernández

Colegio Técnico Profesional Piedades Sur, San Ramón 

“Recuerdo el  olor del cafecito recién chorreado de mi abuela, la que algún día me contó que en cada ocaso de aquellas hermosas tardes nunca faltaban los que llegaban a tomarse el café a la par de aquel pilón grande y viejo de la finca. Me acuerdo también, de aquellas empachadas que me pegaba de chiquillo con el dulce que salía de las pailas del trapiche de mi vecino, y ni hablar de las corretiadas con los güilas del barrio por medio cafetal de Don Pedro que salía todos los días y nos despertaba con la carreta llena de leña para el fogón, y los domingos llena de carajillos que  felices  nos paseábamos  en ella después de misa…” 
Es para mí imposible nombrar a la agricultura sin antes referirme a los autores de esta honorable causa que no solo nos  impulsa sino que también nos identifica, los de “chonete y botas de hule”, los que tienen las manos llenas de las marcas de su labor, los que hacen posible que en cada mesa haya algo sano y cultivado con esmero, los que con todo orgullo llamo costarricenses, los agricultores, los ganaderos, productores o héroes de  la patria como prefiero llamarlos.
 
Quizá sea necesario abrir los ojos y reaccionar ante un mundo que necesita de estos héroes, o que por lo menos seamos conscientes de que los necesitamos a ellos y ellos de nuestro apoyo, con este pensamiento quiero referirme a la benemérita institución que funda sus cimientos en 1901 y nace bajo el nombre de la “Granja Nacional De Agricultura” que bajo los principios del emprendedurismo y el cooperativismo establece la visión del desarrollo del país y con el pasar de los años se consolida como institución y en el año 1960 se bautiza como el MAG.
La misión  de la sociedad y la familia, en su cotidianidad está en buscar día a día el desarrollo, la calidad de vida y el  buen servicio, y para esto necesitamos un profesional formado para dar calidad, pero es aquí donde profundizo en mi punto de vista. En todo entorno laboral que busque la superación es necesario un trabajador comprometido con su tarea, pero esto va más allá de la actitud, esto nos lleva a la raíz misma del motor de un futuro, los niños y jóvenes…
Es allí donde el papel de la educación traspasa los complicados problemas de matemática y las horas de memorización para un examen de estudios sociales, esto se aleja del entendimiento del estudiante que solo aspira a un título de bachillerato. Se espera que la modalidad de los recursos educativos en el país aumente en el área técnica a nivel nacional donde se presenta el gran reto de la estabilidad profesional, es decir, en los últimos años la creciente demanda laboral del país nos lleva a ser testigos del surgimiento de Colegios Técnicos con diversidad de especialidades.
Especialidades con énfasis más que todo en secretariado, informática y la mecánica y sus ramas… En el MEP, en el área técnica nos encontramos que a nivel nacional se estructura en tres modalidades de especialidad: Industrial, Comercial, Servicios y Agropecuaria. En este momento existen alrededor de 100 Colegio Técnicos en Costa Rica y se puede hablar de colegios agropecuarios como una minoría, ya que de estas tres, siempre están a la vanguardia la modalidad de comercial y servicios.
¡Claro! es atractivo para la mayoría de los jóvenes muchas de estas especialidades que ofrecen formación de punta en áreas informáticas, mecánicas y sobretodo tecnológicas, por supuesto no podemos esperar otra cosa en una sociedad que demande en su mayoría personal para empresa que solo necesita computadoras o un empleado bilingüe. Pero es a la vez triste y alarmante, si nos damos cuenta de la constante decadencia del  agro que pareciera perder fuerza dentro de la demanda laboral, a pesar de ser un país pequeño y productivo, me parece  bien que el joven de hoy   se interese por trabajos en grandes fábricas tecnológicas o industriales, en los conocidos “call centers” o en una oficina rodeado de máquinas…  y es entonces cuando me pregunto ¿Qué vamos a comer en el futuro?... ¿computadoras acaso?.... Entonces no sería para mí extraño que en unos años los precios de la carne, vegetales, granos y productos de la canasta básica estén por los cielos, porque simplemente los productores pecuarios están disminuyendo. Ante este panorama desolador no podemos quedarnos de brazos cruzados, ¿Por qué lo haríamos, si tenemos apoyo y respaldo de instituciones gubernamentales?
Estamos a tiempo de rescatar lo que es nuestro por derecho y por orgullo, todavía tenemos un país que le apuesta a lo seguro, al desarrollo empresarial del productor y el microempresario, aun tenemos el chance de no jugarnos la base de la industria alimenticia como un simple cambio del destino, nuestros muchachos los que se forman en la aulas y aprenden en el campo, están listos para no pensar mediocremente y optar por una vida como un empleado más, los estudiantes de modalidades agropecuarias estamos listos para enfrentar un futuro de tendencias que podemos ingeniosamente convertir en agro productivas y más que ser empleados, estamos listos para ser empleadores. Nos quedan claros los innumerables retos de la industria de la tecnología, pero tenemos aun más claro en nosotros aquel mismo espíritu de emprendedurismo y liderazgo que hasta hoy caracteriza a aquellos pocos que en los años mil novecientos empezaron con la Granja Nacional Agrícola y hoy son el MAG. Nosotros los futuros agrónomos, ganaderos y agricultores de Costa Rica,  nos limpiamos los rastros de mediocridad y fijamos nuestra mirada en lejanos horizontes, metas que parecieran imposibles de alcanzar pero que estamos dispuestos a luchar por conseguir el desarrollo tan anhelado. Por los compatriotas que no han tomado la decisión de emprender el camino hacia aquella cima donde podemos vencer los temores de una sociedad vulnerable, al hambre, la miseria y la crisis.
No se trata de declarar la guerra a la industria de lo moderno sino más bien de trabajar con ella, de alcanzar el desarrollo del sector agropecuario como hasta el momento se ha hecho, por ejemplo cito los trabajos como los planes de desecho animal de las fincas, del cual se obtiene provecho como el gas metano, y hasta electricidad por medio de un biodigestor, el abono orgánico que se saca de la excreta animal para la misma explotación pecuaria, también menciono de manera particular los trabajos con énfasis en la ciencia ligados al sector agro, como lo son los trabajos con la nanotecnología que se aplica en la fertilización, como los cultivos in vitro por ejemplo. Las campañas ecológicas que se han propuesto para mejoras en los proyectos de cada productor con sus cultivos o sus fincas auto sostenibles, pero también comprometidos con el ambiente,  y por supuesto con el planeta. A pesar de que el sector pecuario pareciera representar dificultades económicas, se ha logrado dar también un aporte y una estabilidad en la economía nacional, sin olvidar los importantes reconocimientos del país por nuestras exportaciones de calidad.
Al pensar en todo esto no puedo dejar de lado el aspecto de la industria alimentaria la que debería preocuparnos a todos si no queremos seguir comiendo “basura”, como la que cada día está  de moda, entonces hago referencia a la paradoja que nos deja el señor David Landes:
“En nuestro mundo contemporáneo existen tres tipos de naciones:
·         Las que no saben de donde  viene la comida mientras la puedan conseguir
·         Las que comen duras penas para sobrevivir
·         Las que gastan mucho dinero para que sus habitantes bajen de peso”
Al primer punto me refiero brevemente con mi insistencia en que estamos a tiempo de apostarle al mejor futuro para nuestros hijos y nietos, de empezar a preocuparnos un poco ahora para estar más tranquilos después. Con la segunda frase describo sin necesidad de meterme en lo político que podemos tener una mejor nación si nos unimos como una familia, y al tercer punto me refiero a la frase que ya mencioné, y no por gusto, ¡debemos dejar de comer basura! Pues a pesar del hambre en el mundo el 40% de los alimentos se pierden y se desperdician según  Jossette Sheeran. 
Es inevitable pensar en el cambio climático, en todos los desastres que le causamos al planeta tierra, nuestro hogar; la creciente corrupción y vulnerabilidad de muchos… por ejemplo, me he puesto a pensar en lo que leí  sobre el agua, que es tan valiosa que no tiene precio, pues así mismo me atrevo a comparar a aquellos que labran la tierra, a nuestros campesinos y a pesar de que están allí, como el agua, no los valoramos lo suficiente. Solo pongámonos a pensar en un instante que haríamos sin nuestros pequeños empresarios que cultivan el fruto de su esfuerzo diario. Para que cuando nos pregunten si la agricultura nacional ha alcanzado el desarrollo que debe, podamos responder que estamos trabajando en ello y que estamos muy cerca del éxito que alcanzamos cada día al final de la faena en el campo la finca y la empresa.
Soy estudiante del CTP Piedades Sur pertenezco a la modalidad agropecuaria y estoy sumamente convencido que  no necesitamos ningún tipo de magia, solo nos hace falta la unión en el trabajo común de todos, desde el analfabeta hasta el más calificado ingeniero agrónomo, podemos seguir sintiendo el orgullo  al hablar de los héroes que trabajan en el  sector agropecuario de mi querida Costa Rica.
“Y dejando plasmados mis pensamientos en el papel, quiero volver la mirada al pasado por un instante y recordar  de nuevo los relatos de mi abuelo, en el corredor de aquella vieja casa. Cuando me contaba de las fiestas al incomparable ritmo de la marimba de don Enrique y las tortillas palmeadas de la tía María, y claro los bellos atardeceres cuando de chiquillo cuidaba el ganado después de ir a la escuela, y al otro día madrugaba con su padre para ir a ordeñar en las primeras horas de la mañana.”




SEGUNDO LUGAR
 
 
“Retos y Desafíos del Ministerio de Agricultura y Ganadería

Y la educación técnica e Costa Rica”


Franklin Alfaro Campos

Colegio Técnico Profesional de Aguas Zarcas

 En Costa Rica desde hace ya algunas décadas atrás se ha dejado de fortalecer unos de los principales motores de la sociedad como lo es el agro. Esta actividad históricamente a marcado la sociedad en aspectos tanto económicos como culturales, la exportación de café, banano, marcaron radicalmente nuestra sociedad. Desde antaño nuestros abuelos labraron la tierra empuñando azadones, cuchillos y palas; así vivían largas jornadas de trabajo con amor y esmero desde tempranas horas de la mañana, aun sin haber salido el sol marchaban fielmente todos los días sin importar la lluvia, frio o calor, estos hombres y mujeres echaban a andar con su arduo esfuerzo diario el motor de nuestra amada Costa Rica.
Porque entonces si nuestros campesinos son tan importantes, actualmente se ven marginados, pareciera ser que están en el olvido. No queremos decir que volvamos a los rudimentos del pasado, sino más bien que estos forjadores de la tierra sean dotados de recursos tecnológicos de avanzada para poder competir con los gigantes del istmo. 
Entonces, ¿qué se puede hacer?, ¿hacia dónde vamos?, ¿cuáles son los desafíos del MAG el presente siglo? ¿Necesitara el MAG mayor presupuesto para hacerle frente a las necesidades existentes? ¿O será que la inversión no se ha canalizado efectivamente?, son algunas inquietudes que se deben estudiar con más dedicación. A estas y otras interrogantes se les tratara de dar respuestas en el presente ensayo.
El principal problema que encontramos es este: no se ha encarado con autoridad ni con una política firme las verdaderas funciones que debe cumplir el MAG, se diluido con el paso del tiempo su visión; en otras palabras parece ser que el MAG carece de identidad propia, es como un joven que a escasos trece o catorce años no sabe que profesión escoger a futuro, de allí que muchos agricultores no confían en el MAG y cuando se topan con problemas en sus cosechas no saben a quién recurrir y se hayan de cierta forma desamparados. El MAG tiene muy buenas intenciones eso no lo podemos dudar, pero carece de las acciones que efectivamente podrían ayudar.
Es conocido de todos que el gobierno ha invertido en el sector agropecuario, pero los resultados evidentes son pocos. Cabe resaltar el buen trabajo  que está realizando el SENASA, la cual es una entidad extensiva del MAG, ella ha traído una mayor cercanía con el productor, aspecto positivo porque inspira confianza dando seriedad y respaldo al trabajo de los productores, También es el caso del INTA, lo cual ha traído tecnología, investigación y progreso al sector agropecuario. Directamente se hace un llamado vehemente para que el MAG no pierda la visión por lo cual fue fundado.
Para el presente siglo el MAG tiene desafíos como por ejemplo integrarse con instituciones como el INA, coordinando capacitaciones con agricultores en sus mismas fincas, además capacitar técnicamente a sus empleados, los controles que emplea el MAG deben ser más flexibles (menos burocracia), reconsiderar el contratar más personal técnico capacitado para atender al agricultor, crear conciencia entre los agricultores para que produzcan de la mano con el medio ambiente, motivar y capacitar a los agricultores a dar mayor valor agregado a sus cosechas, concientizar a los agricultores para evitar la sobre producción de cultivos específicos, ser un ente intermediario entre el agricultor y gobierno para la compra de la producción costarricense,  solicitar al estado mayores recursos para el desarrollo e investigación de nuevas técnicas de producción darle seguimiento al (INTA).
En resumen, el funcionario del MAG debe de estar afuera, en el campo de la mano con el agricultor, asesorándolo, concientizándolo, educándolo, el empleado del MAG “ debe oler a campesino”, que se ensucie las manos y si es necesario echarse una bomba de espalda encima que lo haga. Eso es lo que ha debilitado a el MAG, su falta de presencia en el campo real de trabajo, el MAG no son papeles, no son solamente estudios son acciones concretas y evidentes.
Muy importante apuntar, las oficinas del MAG tienen presencia en muchas partes de Costa Rica, hay mucha presencia en infraestructura, quiere decir que sí se ha invertido, que sí hay interés, pero el detalle está en que desde hace unos 20 años para acá los gobiernos no han tenido una política sería de la labor del MAG, de allí que se ha caído en un estado de conformismo involuntario por falta de visión y motivación, pero ya es hora de reactivar, de fortalecer el MAG.
Un paso a seguir puede sería  cambio de mentalidad radical, que las diferentes oficinas del MAG busquen y convoquen a los campesinos de sus respectivas regiones, los llamen y motiven a que empiecen una lucha juntos para rescatar lo bueno que se ha hecho y planificar lo que se va hacer, como por ejemplo que se constituya una cooperativa que produzca los mismos insumos que la actividad agrícola requiere en forma auto suficiente, que se organicen y atrevan a sacar su producción empleando canales de comercialización originales sin olvidar los ya existentes , en otras palabras, que esta cooperativa tenga peso e identidad nacional y esto le toca al MAG. Un claro ejemplo tico de lo que se acaba de proponer es COOPROLE.
Muchas veces no es dinero lo que se ocupa sino ideas frescas, motivación, vida, visión clara de lo que se quiere, reconocer la capacidad del campesino costarricense, la cual se ha notado desde los inicios de la historia, personas esforzadas nobles y humildes, esas son nuestras raíces las cuales no se deben echar en el olvido y perderlas. Más bien rescatarlas inteligentemente, fortalecerlas, apreciarlas ¿cómo? Con políticas consientes, agradables que motiven al campesino, que no los opriman, que no sean perseguidos ni denigrados como hoy en día se está viendo lamentablemente. Los presidentes de la nación deberían ser campesinos que valoren esta noble labor, pero muchas veces se olvida que los que antecedieron este país fueron campesinos.
Para ir finalizando estimado lector no olvide estos  aspectos: tecnología- producción - medio ambiente – visión - motivación. Son claves para el éxito del MAG de cara a los desafíos del presente siglo.
No obstante felicitamos a los forjadores del MAG que trabajaron y que aun trabajan esforzadamente en el forjamiento del MAG en estos últimos 70 años. No cabe duda que al MAG logrará cosas muy grandes en cada uno de los proyectos que emprendan de aquí en adelante; espero haberles aportado alguna idea que sea valiosa para un mejor futuro del MAG y por ende este beneficio se refleje en los productores agropecuarios y en desarrollo integral de la economía costarricense.

TERCER LUGAR
 
“Desafíos del sector agropecuario en Costa Rica y el papel del MAG”

Adreína Rojas Quirós

Colegio Técnico Profesional de Pital
 
“El Ministerio de Agricultura y Ganadería, es el responsable de promover la competitividad y el desarrollo de las actividades agropecuarias y del ámbito rural, en armonía con la protección del ambiente y los recursos productivos, como un medio para impulsar una mejor calidad de vida, permitiéndole a los agentes económicos de la producción, mayor y mejor integración al mercado nacional e internacional”.
 
Esta es la misión que desde 1960 acompaña al Ministerio de Agricultura y Ganaría (MAG), la cual ha traído grandes beneficios para el sector agropecuario desde su creación, tales como capacitaciones que van dirigidas a todos los productores, asistencia técnica así como también facilitar pequeñas ayudas económicas a familias campesinas, entre otras.
Para nadie es un secreto que en los últimos años, en Costa Rica, se han incrementado las exportaciones agrícolas, los tratados de libre comercio con otros países han aumentado la demanda de productos nacionales, esto ha venido a  contribuir con  el desarrollo de nuestro país.  Pero no todo es bueno para el sector agropecuario todavía falta mucho por hacer y por mejorar, los mercados internacionales son cada vez más exigentes,  y dentro de nuestras fronteras el sector cuenta con grandes desafíos que enfrentar.
Uno de esos retos  es el tratar de controlar la sobreproducción que se da en algunos cultivos;  a más de un agricultor le ha pasado que no encuentra quién le compre sus productos, ni mercado donde colocarlos, hay quienes han tenido pérdidas totales, todo gracias a la sobreproducción.
Un ejemplo de ello lo viven los frijoleros del cantón de Los Chiles, quienes cada año   tienen que salir a la capital a buscar  pequeños puestos donde vender sus cosechas;  también los piñeros, tienen pérdidas económicas cuando hay sobreproducción.
Pero, ¿por qué  no tener un control de la agricultura en nuestro país?
Actualmente las personas son libres de escoger el  fruto  que quieren producir y el lugar donde hacerlo, mas si se lograra planificar la agricultura de acuerdo a cada región  y capacitar a los agricultores, tendríamos entonces las zonas establecidas para cada producto, por lo tanto no existiera competencia entre productores ticos.
Otra solución es promover  nuevos productos,  se dice que hay varios en la lista que están siendo de gran aceptación en el mercado internacional, pero lastimosamente muchos ticos no poseen la información necesaria sobre estos, y les da temor invertir en lo desconocido.
El papel del MAG podría ser de vital importancia, esta entidad es una de las que mantiene contacto directo con los agricultores, si se consiguiera llevar las capacitaciones a todos los rincones de nuestro país promocionando nuevas alternativas de producción, Costa Rica contaría con una mayor variedad de oportunidades dentro y fuera de nuestras fronteras.
Otro desafío que enfrenta el sector agropecuario, es enseñarles a los pequeños y medianos productores a comercializar. Hace unos días tuve la oportunidad de hablar con un joven agricultor, el cual comentaba que  “después de invertir dinero y esfuerzo en  una siembra, al final son los grandes los que se quedan con las ganancias, entre la empacadora, los intermediarios, los camiones y peones se nos va la plata”.  Este sentir es el mismo de   cientos de agricultores costarricenses.
El problema radica en que los productores no cuentan con herramientas de comercialización,  es decir, le venden sus productos a cualquier intermediario, dejándose llevar por la cierta cantidad de dinero que les ofrecen, sin tener un estudio económico previo, por cuanto muchas veces, el monto ofrecido cubre  únicamente los costos de producción… ¿y la ganancia?...
Nuevamente el papel del MAG sería fundamental, como ente de asesoría,   ¿por qué no hacer un programa donde se traten temas de comercialización?
Este programa tendría como objetivo ofrecer al pequeño y mediano productor herramientas de comercialización con el fin de mejorar las condiciones económicas del agricultor, podría ser liderado por expertos en el tema, o por los mismos funcionarios del ministerio una vez que estén capacitados, e incluso se aprovecharían las facilidades que nos brindan el internet, estos programas se podrían transmitir por video conferencias o pueden ser subidos a la red, es una bonita forma de ir asesorando a los nuevos trabajadores.
En la parte ambiental, el sector agropecuario, tiene grandes desafíos, y no es para menos con la llegada de la piña, también llegó la contaminación del suelo y de los mantos acuíferos, pero no solo este cultivo, ahora todo lo que se produce lleva químicos.
Sabemos que el MAG junto con el MINAET, son los encargados de vigilar que tanto piñeros como demás productores cumplan con las normas ya establecidas, pero desgraciadamente el ambiente sigue sufriendo las consecuencias de nuestros actos.
No quería enfocarme en los piñeros, pero no me queda de otra, al comparar como era mi comunidad antes y como es ahora,  me da lástima, aunque somos el primer país productor de piña, los daños que ha traído esta fruta también son de primeros;  la tala de árboles hizo que se redujeran considerablemente los cuencas hidrográficas así como los animales que tanto acostumbraba ver de pequeña,  los ríos están totalmente contaminados con agroquímicos y se dice que si se continua así, dentro de unos años la tierra no va a servir para nada.
El gran reto para ayudar el planeta es de todos, pero el MAG tendría una mayor participación, tal vez si se  tomaran medidas más severas para aquellos que incumplen las normas, o si se modificaran algunas de ellas, o ¿por qué no, controlar el área de siembra de un producto?
Si se destinara únicamente una cantidad de terreno para cultivar un producto, lo que quiero decir es que exista una regulación, por poner un ejemplo, decir que para el cultivo de papaya se darán 3000 hectáreas en la zona norte, las demás personas que quisieran sembrar esta fruta tendrían que cumplir con una serie de requisitos ecológicos para poder producir, con esto estaríamos evitando la contaminación y los tantos problemas que conllevan la agricultura a gran escala.
Por ultimo, el cultivar de una manera sostenible ayudaría a terminar con muchos problemas ambientales que tenemos ahora, este es un reto que toma  fuerza  especialmente en fincas donde son aprovechados cada uno de sus desechos, el Ministerio de agricultura y ganadería también aquí puede ayudar, apoyando a estas valientes personas que dejan lo tradicional por ir en busca de una armonía con el medio, promocionando este estilo de vida quizás y nos antojemos hacer el cambio y a la vez le aseguraríamos un mejor mañana a las futuras generaciones.
En los tres años que llevé Agroecología, me fui enamorando de la naturaleza, de escuchar la quebradita que pasa por la finca del cole, del corteza amarillo que está en medio del bosque, de la manada de congos que escuchaba  mientras estaba en clases, o del maravilloso paisaje de las mañanas cuando las nubes tocan el cerro Platanar, esto junto con mis conocimientos adquiridos durante este tiempo, me inclinan a luchar por el ambiente, los insto a hacer lo mismo, ustedes tienen el poder en sus manos;  y al igual que yo  tenemos un corazón verde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario