martes, 27 de agosto de 2013

Tres brotes de rabia paralítica bovina en Guanacaste y Puntarenas

  • Las fincas afectadas están bajo vigilancia del SENASA.
El Servicio Nacional de Salud Animal (SENASA) detectó tres brotes de rabia paralítica bovina: el primero de los brotes se ubica en una finca situada  en la Provincia de Guanacaste, específicamente en el distrito de Monte Romo; el segundo en Buenos Aires, en el distrito de Pejibaye; y el tercero se localiza en Volcán  de  Puntarenas.

Ante esta situación, el SENASA estableció medidas cuarentenarias en las fincas afectadas. Se estará realizando captura de vampiros en la zona para bajar la población existente de este mamífero volador, debido a que este es el vector de mayor importancia para la transmisión de esta enfermedad.

Además, se está realizando investigación epidemiológica en las fincas donde se presentaron los casos y en fincas vecinas para la búsqueda de nuevos animales afectados. Los animales expuestos (bovinos, equinos y caninos) estarán siendo protegidos mediante vacunación y se estará brindando capacitación a los vecinos para que conozcan detalles de la enfermedad y tomen medidas de prevención.

La rabia es una enfermedad vírica que afecta al sistema nervioso central de los animales de sangre caliente, incluidos los humanos, crea descoordinación, dificultad para caminar, salivación, parálisis de las patas que impide levantarse, torsión de cuello y por último provoca la muerte.

Asimismo, se presenta con cierta periodicidad como parte de la dinámica del ciclo selvático de la enfermedad, por esta razón el SENASA cuenta con protocolos establecidos para responder a éstos brotes, los cuales ya se han implementado en estos casos.

El SENASA estableció comunicación con las Áreas Rectoras del Ministerio de Salud de Hojancha de Guanacaste, Buenos Aires y Pérez Zeledón, para proceder a la vacunación de las personas que estuvieron en contacto con estos animales.


También se recomienda evitar el contacto con animales enfermos que presenten síntomas nerviosos en las fincas expuestas, enterrar cadáveres de animales, vacunar los animales cada año y reportar de inmediato cualquier caso sospechoso a la oficina del SENASA más cercana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario