miércoles, 18 de diciembre de 2013

INTA investiga uso de yuca como sustituto parcial del maíz amarillo en alimentación animal

Con el fin de abaratar los costos de producción de los productores pecuarios, el Instituto Nacional de Innovación y Tecnología Agropecuaria (INTA), investiga el uso de yuca como sustituto parcial del maíz amarillo en alimentación animal, dado que Costa Rica no es un productor competitivo de este cultivo.

Además, para brindar un debido proceso a la yuca, que permita obtener un producto adecuado para el uso del productor pecuario y  para la industria de alimentos para animales, el INTA implementó en la Estación Experimental Los Diamantes, ubicada en Pococí una planta procesadora de yuca, mediante la cual se podrán obtener los productos deseados y adecuados.  Actualmente se encuentra en una etapa de prueba y se espera que para el mes de marzo del 2014 esté inaugurado.

La Viceministra Tania López Lee, quien visitó recientemente dicha Estación, destacó la relevancia del proyecto para el sector pecuario.   “Este proyecto inició con la crisis de los alimentos en el 2008, dónde se vio que nosotros no podíamos seguir dependiendo de la importación de granos para alimentar al sector pecuario.  Por ello se pensó en desarrollar materiales que pudieran venir a sustituir esos productos que importamos y que en un momento dado suben de precios, encareciendo los costos de producción”, aseveró

La investigación se lleva a cabo en la Estación Experimental Los Diamantes desde el año 2008, con la traída de materiales de diversas variedades de yucas amargas,  de  la Corporación CLAYUCA-CIAT de Colombia, que se caracterizan por ser de alta producción.  Esto permitió que para el 2010 se tuvieran  suficientes materiales para iniciar pruebas de variedades a nivel de campo.

Para hacer realidad este proyecto, se cuenta con el  apoyo de otras instancias como el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), la Fundación para el Fomento y Promoción de la Investigación y Transferencia de Tecnología Agropecuaria de Costa Rica (FITTACORI), el Programa Regional de Investigación e Innovación de Cadenas de Valor Agrícola (PRIICA de la Unión Europea), la Cámara de Productores de Leche, La Cámara de Productores de Cerdos y la Cámara de Productores de Yuca,  entre otros.

“Una vez  concluidas las investigaciones, se espera que la planta procesadora de yuca se convierta en un centro de capacitación para productores y técnicos de la región centroamericana, además,  que permita obtener materia prima no sólo para uso de los productos pecuarios e industrias afines, sino para otros usos humanos más directos como lo son la industria de planificación, industria de fabricación de papel, farmacéutica y otras aplicaciones”, comento José Rafael Corrales, director del INTA.

Otro aspecto importante que anotó Corrales, es que las familias rurales que producen leche, huevos, pollos y cerdos, también se beneficiarán de contar con un producto más procesado y fácil de suministrar y adquirir, como sustituto de maíz en la alimentación de sus animales.

La planta tendrá inicialmente una capacidad de procesamiento de 1500 a 300 kg de yuca fresca por día, con un secador de capa fija y logrando pre-secados en los secadores solares.

Según los especialistas del INTA que llevan la investigación Jorge Morales González, Edgar Aguilar Brenes, Pablo Acuña y Ana Segreda, normalmente de una tonelada (1.000 kg) de yuca fresca se puede obtener de 370 a 400 kg de trozos secos, de los cuales todo iría para alimentación animal.  En el caso de la harina para consumo humano, de una tonelada (1000 kg) de yuca fresca se puede obtener de 250 a 300 kg de harina y aproximadamente 100 kg de subproducto (cascarilla, fibra, almidón, ceniza, entre otras) utilizado en alimento animal.

Aseguran además, que  de la yuca se obtienen muchos productos, ya sean de las raíces, del follaje o de los tallos.  La raíz de la yuca se caracteriza por tener un alto contenido de almidón y muy bajo contenido de proteína.  De ella (raíz) se obtienen la mayor parte de los productos, por ejemplo para la alimentación animal (trozos secos, harina o pellets) como fuente de carbohidratos energéticos, la alimentación humana (harina y almidón) y muchos otros productos industriales,  como alcoholes para biocombustible y para la industria farmacéutica, la industria del papel, cartón y pegamentos, entre otros.

En el caso del follaje se obtienen productos para la alimentación animal y humana.  De los tallos se obtiene estacas para la reproducción y material leñoso para combustión.  Una forma de preservar la yuca fresca es picarla, secarla y molerla para ser incorporada en los alimentos concentrados de aves, camarones, cerdo y ganado lechero.  Asimismo, la harina de yuca se puede   utilizar para la industria de alimentos.

Según datos del INTA, sólo en el año 2011 Costa Rica importó 578 mil toneladas de maíz amarillo, con un valor de $186 millones, proveniente de los Estados Unidos.  Además,  la Secretaria de Planificación Sectorial Agropecuaria (SEPSA 2012), reconoce que este es el producto de importación, de cobertura agrícola, de mayor importancia por el volumen y salida de divisas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario