lunes, 11 de agosto de 2014

Funcionarios del SFE inspeccionan embalajes de madera en los envíos de mercadería

  • Detrás de cada envío hay un embalaje que debe ser inspeccionado para asegurar  que las mercaderías no lleven plagas en la madera utilizada. 

Además de las inspecciones regulares de los productos agrícolas de exportación, los funcionarios del Servicio Fitosanitario del Estado (SFE), deben asegurarse que los embalajes de madera que soportan o sostiene los envío de las mercaderías al exterior cumplan con la norma internacional N
IMF 15, que describe las medidas fitosanitarias para disminuir el riesgo de dispersión de plagas cuarentenarias asociadas con la madera.

El embalaje de madera incluye jaulas, cajas, cajones (para el empaque de plantas ornamentales), madera de estiba, tarimas  tambores para cable y carretes, material que puede acompañar a casi cualquier envío, incluso los que normalmente no son objeto de inspección fitosanitaria y que puedan representar una vía de diseminación de las plagas que podrían eventualmente atacar los árboles vivos.

Queda excluido de esta norma, productos derivados de la madera tales como contrachapado, tableros de partículas, tableros de fibra orientada u hoja de chapa que se han producido utilizando pegamento, calor, presión o una combinación de los mismos, lo cual se considera lo suficientemente procesado para haber eliminado el riesgo fitosanitario. Asimismo, queda excluida la madera delgada de menos de 6 milímetros de grosor.

En Costa Rica se aplica el tratamiento térmico como medida fitosanitaria en el tratamiento de embalaje de madera, aunque en otros países se utiliza todavía el bromuro de metilo.

Actualmente se cuenta con 77 hornos certificados para tratamiento térmico, así como 83 fabricantes de embalaje a nivel nacional, mismos que se encuentran debidamente inscritos en el Departamento de Certificación Fitosanitaria del SFE. La capacidad de las cámaras de tratamiento térmico es variada, por ejemplo en el caso de las tarimas puede oscilar entre 50 hasta 1500 unidades. 

“La certificación inicial para el cumplimiento de la norma internacional NIMF 15 es realizado por el Instituto Tecnológico de Costa Rica (ITC), mientras que funcionarios del SFE se encargan de dar seguimiento por medio de sus inspecciones”,  afirmo Manuel Morales, funcionario del Departamento de Certificación Fitosanitaria. 

Según la norma, el embalaje de madera deberá calentarse conforme a una curva de tiempo-temperatura específica, mediante la cual el centro de la pieza más gruesa de la madera, alcance una temperatura mínima de 56°C durante un período mínimo de 30 minutos. Una vez comprobado que cumple con el tratamiento, se le coloca el sello   de la IPPC (Convención Internacional de Protección Fitosanitaria) asignado por el Departamento de Certificación Fitosanitaria a cada empresa física o jurídica inscrita. Esta marca sirve para identificar el embalaje tratado, lo cual permitirá mantener una adecuada  rastreabilidad del material. 

Manuel Morales agregó que ha existido relativamente poca devolución de productos debido al incumplimiento de esta norma. Los motivos más comunes son la presencia de plagas cuarentenarias o problemas con el sello que algunas veces se encuentra borroso e ilegible.

Para conocer más sobre la norma, el SFE tiene información disponible en ver.

No hay comentarios:

Publicar un comentario