viernes, 8 de agosto de 2014

Productores de la zona norte asocian cultivos con producción de madera

  • Reciben financiamiento y asistencia técnica de FONAFIFO.
  • Ministro  Arauz afirma que ambiente y agricultura deben trabajar de la mano.


De manera exitosa, agricultores de la zona norte están cultivando árboles maderables con fines comerciales, como teca y melina, en asocio con otras actividades agroproductivas, gracias al apoyo recibido por el Fondo Nacional de Financiamiento Forestal, FONAFIFO, entidad que les ha facilitado recursos económicos y asistencia técnica para el desarrollo de sus plantaciones, mediante un convenio con Upanacional.
Así lo constataron el Ministro de Agricultura y Ganadería, Luis Felipe Arauz Cavallini, y la Viceministra de Ambiente, Patricia Madrigal, en una visita que realizaron este jueves a varios proyectos ubicados en  distintas comunidades de San Carlos, Los Chiles y Guatuso.
“Hace una década, la agricultura y el ambiente estaban en extremos muy alejados. Hoy, vemos como pueden y deben ir de la mano, para que este tipo de sistemas productivos, amigables con el ambiente y sostenibles, se potencien”, dijo el Ministro Arauz.
Guido Vargas, Secretario General de Upanacional, expresó que la siembra de árboles comerciales representa para muchos productores “blindar” su agricultura, ya que significa un importante ingreso adicional. “Queremos que este proyecto piloto sea exitoso y que se puedan sembrar unos 100 mil árboles, para que el modelo pueda ser copiado por otros y se multiplique”, expresó y agregó que Agricultura y Ambiente tienen “jalar parejo”, como “una sola yunta”.
Actualmente, en el programa hay unos 28 productores, los cuales suman 47 mil árboles  cultivados, y 15 más están en proceso de otorgamiento del crédito, con los cuales se esperan incrementar en 23 mil los árboles cultivados.
Huber Paniagua Campos, de Pocosol, es uno de ellos y se siente satisfecho por los  resultados.  “Este es un proyecto muy bueno. Tengo teca y melina y gracias a eso sostengo mi agricultura. Este año tengo previsto sembrar otro pedacito de madera”, detalló.
Por su parte, Juan Luis Rodríguez González, quien junto a su esposa Agustina Duarte, tienen una hectárea de teca en Amparo, Los Chiles, sostuvo que de esta forma retribuyen a la naturaleza su generosidad. “Esta es una manera de devolverle a la naturaleza todo lo que nos ha dado. Yo llegué aquí hace muchos años y he vivido de la tierra. Tenemos un poco de ganado en asocio con la melina,  y también es una buena alternativa para las mujeres”, afirmaron tanto Juan Luis como Agustina.

Los jerarcas del MAG y del MINAE se comprometieron a seguir apoyando el programa y fortalecerlo para que crezca y sean cada vez más productores agropecuarios que puedan diversificar su actividad hacia la producción forestal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario