lunes, 16 de marzo de 2015

SENASA vigila presencia de “Brucelosis” en la zona del volcán Turrialba

  • De 348 animales muestreados, 44 de tres hatos diferentes, dieron positivo. 
Como parte de la labor realizada por el Servicio Nacional de Salud Animal, SENASA, del Ministerio de Agricultura y Ganadería, en la zona aledaña al volcán Turrialba, se tomaron muestras para determinar la incidencia de brucelosis bovina en 19 fincas y 348 animales. 

Tras el muestreo, se confirmaron 44 animales positivos pertenecientes a tres fincas diferentes, por lo que se inició con las medidas sanitarias como declarar en cuarentena a las fincas afectadas y marcar los animales positivos con una “S” en la mejilla derecha, para que sean trasladados a matadero y así evitar la propagación de la enfermedad. 

Uno de los propósitos de los muestreos de la zona es proteger los hatos que se encuentran libres y evitar el contagio de otros animales, para a largo plazo obtener una zona libre de esta enfermedad.

La brucelosis puede afectar a los bovinos, porcinos, ovinos, caprinos, equinos, y perros. Se caracteriza por la existencia de abortos o baja reproducción, además es una zoonosis extremadamente infecciosa para el ser humano. 

Las personas pueden contagiarse al consumir leche u otros productos lácteos no pasteurizados, procedentes de animales infectados, o al estar en contacto con líquidos del parto a través de heridas en la piel o de las mucosas. El consumo de carne no representa riesgo para los seres humanos.

 “Controlar la brucelosis es sumamente importante para SENASA, no solo por la afectación en el ganado y las implicaciones económicas que ello conlleva, sino también porque ante todo la prioridad del SENASA es velar por la salud pública”, manifestó el Bernardo Jaen, Director General del SENASA.

La brucelosis es una enfermedad endémica en el país, por ello, el SENASA cuenta con un Programa Nacional de Brucelosis desde la década de los 70, mediante el que se desarrollan estudios de prevalencia y diagnósticos en diferentes zonas del país. 

En el caso de las erupciones registradas en el volcán Turrialba, el SENASA cuenta con un plan de acción para mitigar el riesgo en esta zona desde el 2006 y ha capacitado a los productores pecuarios para que tomen las medidas inmediatas de atención a los animales ante estos eventos. La vigilancia por brucelosis en el área aledaña al volcán (en un perímetro de 3 kilómetros del cráter) se ha reforzado desde las erupciones ocurridas en octubre pasado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario