viernes, 27 de mayo de 2016

INTA recomienda implementar los bancos forrajeros para enfrentar cambio climático

“Ante el Cambio Climático,  el banco forrajero es una opción  tecnológica silvopastoril  viable,  que se caracteriza por la alta densidad de siembra de forrajes arboleas o herbáceas, y permite producir alimento en suficiente cantidad y de alta calidad nutritiva para los animales durante todo el año.  Es una forma de asegurar que se van a tener recursos alimenticios para los animales aunque el clima cambie drásticamente”, explicó la investigadora Victoria Arronis,  del Instituto Nacional de Innovación y Transferencia en Tecnología Agropecuaria (INTA), entidad adscrita al Ministerio de Agricultura y Ganadería.

Arronis recomienda planificar la alimentación del ganado durante todo el año, de acuerdo con las particularidades de cada finca y recurriendo a las pasturas  que se adaptan.  “Adicionalmente, al proveer a los animales de forraje de alta calidad nutricional se garantiza una dieta que va a contribuir a la disminución de Gases de Efecto Invernadero (GEI)”, aseveró.

“El forraje de leguminosas arbustivas y  de arbóreas provenientes de bancos forrajeros se constituye en una estrategia nutricional en la suplementación de rumiantes en el trópico, principalmente durante los períodos de escasez de forraje que en algunos casos puede ser la época seca y en otros la lluviosa, o como una práctica normal en la finca durante todo el año”, declaró la investigadora.

Dentro de las variedades utilizadas como fuentes de energía destacan  la caña de azúcar (Saccharum oficinarum), Camerún (Penisetum sp), Taiwán (Penisetum sp).  Y, como fuentes de proteína diversas variedades como Cratylia (Cratylia argéntea), Nacedero (Trichanthera gigantea), Botón de oro (Tithonía diversifolia) y Maní forrajero (Arachis pintoi), entre otros.

Finalmente, Arronis manifestó que cuando se tiene exceso de material de buena calidad, puede realizar ensilajes para la época difícil,  ya sea en época seca o en la lluviosa, puede realizarse en bolsa, en estañones, de montón o de trinchera, que se convierte en una práctica sencilla y de bajo costo.

Con el fin de transferir esta valiosa información y tecnología a los productores, el INTA realizó un día de campo  en el que participaron cerca de 85 productores de la Región Chorotega.   Durante la actividad, el INTA hizo entrega  de semilla en estacas de una planta conocida como “Botón de Oro”,  que registra altos contenidos de proteína, alta digestibilidad y se recomienda darla a los animales antes de florear, ya que su calidad nutricional va a disminuir después de la floración. 

Víctor Salazar Espinoza y Juan Manuel Robledo Chavarría  productores de Bagaces, Guanacaste, agradecieron el apoyo que les brinda el INTA mediante dichas capacitaciones que son un canal de conocimiento importante para ser más competitivos ante el Cambio Climático.



Ventajas de los forrajes:

  • Alimentación de los animales en corral con forraje altamente nutritivo.
  • Contribuye al mejoramiento de la calidad de la dieta lo cual repercute en una disminución en las emisiones de metano.
  • Se constituyen en sumideros de carbono.
  • Menor dependencia de insumos externos, bajan los costos de producción.
  • Se tienen cargas animales altas, por la capacidad de producción de biomasa de las especies forrajeras.
  • Se pueden tener especies de alta calidad nutritiva que no soportan el pisoteo, pero funcionan bien para corte y acarreo.
  • Mejor rendimiento de carne por animal, ya que se trata de animales que se sacrifican jóvenes.
  • Liberación de áreas con problemas de erosión, inundación, entre otros que pueden ser reforestadas o regeneradas naturalmente.
  • Mejor uso del suelo de acuerdo a su capacidad y planificación adecuada.
  • Mejor utilización de los recursos de finca, se dan reciclajes de nutrientes, por ejemplo las excretas se pueden usar como fertilizante orgánico.








No hay comentarios:

Publicar un comentario