miércoles, 1 de junio de 2016

41 fincas lecheras modelo inician proceso de adaptación al cambio climático

·         $1.5 millones de cooperación internacional facilitarán implementación del NAMA Ganadería. Además, fideicomiso MAG-BNCR aportará $1 millón para acceso a nuevas tecnologías. 
·         Fondos servirán para el fomento de bancos forrajeros proteicos y energéticos para alimentación del hato nacional, así como otras prácticas para mejorar productividad en época de sequía.

En el marco del Día Mundial de la Leche, que se celebró este miércoles 1 de junio, en el Ministerio de Agricultura y Ganadería, en Sabana Sur, se anunció el aporte de $1.100.000, por parte de la agencia estadounidense de cooperación, USAID, para implementación de la Estrategia para la Ganadería Baja en Carbono (EDGBC) de Costa Rica, la NAMA Ganadería; la investigación en forrajes, el desarrollo de capacidades en los ganaderos y el mejoramiento en la medición de gases de efecto invernadero en el sector.

Durante las celebraciones, se anunció además el aporte del  Fondo de Adaptación de Naciones Unidas, gestionados por FUNDECOOPERACION y la Dirección de Cambio Climático del MINAE, por un valor de $400.000. Con estos recursos, la Cámara Nacional de Productores de Leche, el MAG y las principales industrias lácteas del país iniciarán un plan piloto de adaptación de fincas lecheras al cambio climático. En total, 41 fincas modelo de las regiones Huetar Norte, Chorotega, Central Occidental, asociadas a Sigma Alimentos, Coopebrisas, Coopeleche y Dos Pinos, implementarán tecnologías que permitirán reducir la vulnerabilidad y mejorar su desempeño económico, convirtiéndose en fincas escuela para procesos de capacitación a productores. El periodo de vigencia de este proyecto es 2016 a 2020.

Como complemento el MAG facilita el uso del Fidecomiso del MAG-BNCR, por un monto cercano al millón de dólares, para que los ganaderos puedan acceder a mejores condiciones crediticias al implementar las tecnologías y mejoras asociadas al proyecto.

Las iniciativas, lideradas por el Ministerio de Agricultura y Ganadería, con la participación activa de la Cámara Nacional de Productores de Leche, contemplan el apoyo financiero a la Red Nacional de Pastos y Forrajes, que tiene como objetivo generar investigación y transferencia efectiva de las mejores prácticas en torno al recurso forrajero, en procura de reducir los costos de alimentación en la producción animal, para que ésta sea más dependiente de forrajes y más adaptada al cambio climático.

“El ordenamiento del sector ha permitido atraer fondos de cooperación internacional por parte de la USAID, PNUD, Fondo de Adaptación, FAO entre muchos otros, los cuales ven promisorios los esfuerzos que Costa Rica hace para promover una Ganadería Eco-competitiva, una ganadería sostenible, una ganadería verde, una ganadería mejor adaptada a los retos de las emergencias y el cambio climático global”, declaró la Viceministra Ivannia Quesada, durante las actividades de celebración del Día Mundial de la Leche”.

“El Fondo de Adaptación tiene el interés no sólo de apoyar con la implementación de prácticas que le permitan al productor hacer frente a los cambios del clima, sino también que esas prácticas le permitan al sector mantenerse en la actividad y ser competitivo. A partir de este piloto, el país estará implementado medidas de mitigación y además de adaptación al Cambio Climático” declaró, por su parte, Marianella Feoli, Directora Ejecutiva de Fundecooperación para el Desarrollo Sostenible.

Las fincas participantes en el plan piloto de adaptación del NAMA Ganadería serán unidades educativas abiertas para otros productores del país. Las experiencias de adopción de tecnologías y el análisis de resultados permitirán extender el conocimiento a otros productores a través de Escuelas del Campo para sensibilizar sobre la importancia de la adaptación temprana al cambio climático y emergencias de otros tipos.

Las tecnologías a promover en las fincas lecheras son fertirriego de purines para el crecimiento de zonas de sistemas forrajeros (bancos proteicos y/o bancos energéticos) y la cosecha de agua de lluvia para las actividades propias de la actividad láctea, entre otras. .

La adecuada planificación del recurso forrajero para épocas de crisis es sumamente importante, según señala Erick Montero, Director Ejecutivo de la Cámara Nacional de Productores de Leche;  “El éxito de una finca productora de leche es maximizar el consumo de forrajes, hoy vemos aumentos en las lluvias y en la temperatura que afectan el crecimiento de los pastos, lo que genera condiciones para el avance de plagas y enfermedades, costos de producción crecientes y sistemas de producción altamente dependientes de las importaciones de granos e insumos”, dijo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario