miércoles, 19 de julio de 2017

Buenas prácticas agrícolas (BPA) es el aliado para el combate de plagas

Ofensiva contra el ácaro del chayote se sustenta en BPA

El Servicio Fitosanitario del Estado (SFE) del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), hace un llamado a los productores para que utilicen las buenas prácticas agrícolas (BPA) para el control del ácaro del chayote, conociendo las características y los factores que favorecen la plaga.

El manejo intensivo del cultivo durante todo el año, es uno de los factores que propicia el incremento de la plaga, pues mantiene la reproducción constante del ácaro. Además, la forma de siembra del cultivo en barbacoa, dificulta que las aplicaciones lleguen hasta el ácaro que se encuentra en la parte arriba de las hojas, por lo que los especialistas recomiendan una serie de medidas para el control del ácaro. 

Entre las recomendaciones se cita: realizar las siembras nuevas retiradas de plantaciones viejas e infestadas. Dejar descansar los lotes, haciendo rotación de cultivos, por lo menos durante un mes para romper ciclos reproductivos del ácaro. Eliminar hojas y bejucos secos en la plantación, si es posible sacar los desechos para optimizar las aplicaciones de los plaguicidas. Mejorar la calibración de equipos de aplicación, cambiar las boquillas (gota fina) y utilizar plaguicidas específicos autorizados para ácaros en chayote (acaricidas). 

“Además, implementar personal capacitado (plagueros) en el monitoreo de la plaga y registro de los datos, para conocer los niveles de infestación y el momento oportuno para realizar las aplicaciones”, mencionó Carlos Sanabria, entomólogo del Laboratorio de Diagnóstico del SFE. 

Antes y después de la cosecha se deben colocar las cajas sobre tarimas (mínimo 40 cm de altura sobre el suelo), para evitar la contaminación. Hay que proteger la fruta cosechada en el campo, cubriéndola (con lona o plástico). Tener en cuenta que hay que lavar las cajas de cosecha para eliminar caracoles, ácaros, insectos y otros. Además, usar fondos de las cajas lavables, lavar vehículos de transporte y protegerlos con lonas. 

Las acciones recomendadas en la empacadora para determinar presencia de ácaros y facilitar la toma de decisiones sobre el material a exportar son: el lavado de la fruta en pilas con filtros y el muestreo de cajas empacadas. 

La labor realizada por el MAG, a través del SFE y del Instituto Nacional de Innovación y Transferencia en Tecnología Agropecuaria (INTA), ha permitido estar apoyando a los productores con el objetivo de lograr un buen manejo y control de la plaga. 

El ácaro del chayote, cuyo nombres científico es Paraponychus corderoi (Prostigmata: Tetranychidae), es endémico de la zona de producción de Paraíso y Alvarado de Cartago, se localiza en las hojas, tallos tiernos y frutos. Completa su ciclo de vida en la parte de arriba de las hojas en donde se alimenta. Hasta el momento no se ha encontrado evidencia que se alimenta de las frutas. Es muy pequeño (0,4 mm), de color amarillo rojizo, con manchas oscuras a los lados del cuerpo, agregó Sanabria. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario