miércoles, 12 de julio de 2017

SENASA toma medidas para prevenir el virus que ataca a la tilapia

El Servicio de Salud Animal (SENASA), el Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (INCOPESCA), Camara Nacional de Exportadores de Productos Pesqueros y Acuícolas (CANEPP) y la empresa privada, se reunieron para analizar la situación de la enfermedad del virus de la Tilapia del Lago, la cual ha afectado varios países en diferentes continentes. En Costa Rica no se han presentado casos que sean compatibles con la enfermedad. 

La enfermedad únicamente afecta a las tilapias y no representa un riesgo para la salud pública. El virus que causa la enfermedad pertenece a la familia Orthomyxoviridae y es conocido como Tilapia Lake virus (TiLV). 

La Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) advierte que la enfermedad es muy contagiosa y que se está propagando entre la tilapia tanto cultivada como silvestre. Además, afecta principalmente peces pequeños lo que se traduce en disminución de la producción ocasionando un impacto económico y social por la reducción de ingresos, el desempleo que pueda ocasionar y sobretodo la afectación de la disponibilidad de esta proteína animal. 

En peces infectados, los signos clínicos son: alta mortalidad, pérdida del apetito, letargia, nado en la superficie, anemia, exoftalmia (globo ocular exageradamente prominente), hinchazón del abdomen, congestión y erosión de la piel, en el interior no hay lesiones patológicas específicas, sin embargo, algunos peces desarrollan congestión en el cerebro, agallas e hígado pálido. 

En 2015, la producción mundial de tilapia tanto acuícola como de captura, ascendió a 6,4 millones de toneladas, con un valor estimado de 9.800 millones de dólares. El comercio mundial asciende a $1.800 millones", indicó la FAO.

Algunas de las medidas que se tomarán son:

§ Reforzar las medidas de bioseguridad en establecimientos. 

§ Mantener capacitados a los productores sobre la enfermedad y su transmisión.

§ Concientizar a los productores sobre la obligación de comunicar a la oficina más cercana de SENASA cuando exista mortalidad alta o signos de enfermedad.

§ Establecer un sistema de vigilancia epidemiológica para esta enfermedad que permita dar seguimiento a casos sospechosos, implementar un esquema de muestreos en los establecimientos productores, y diagnostico laboratorial.

§ La genética que se pretenda importar, debe provenir de países en los cuales la enfermedad nunca haya sido señalada y que así sea declarado en los certificados sanitarios, previamente analizados por la autoridad competente y los sistemas de vigilancia que ejecute en las instalaciones de acuicultura y en los peces que viven en forma silvestre.

§ Fortalecer la vigilancia en fronteras.

SENASA solicita a los productores que en caso de que se presenten mortalidades, se comuniquen a la oficina regional más cercana o al teléfono 2587 -1647 o 2587- 1649.

No hay comentarios:

Publicar un comentario